El sistema operativo CP/M

El sistema operativo CP/M (Control Program for Microcomputer) fue concebido, inicialmente, como un proyecto personal de Gary Kildall que, en 1973, trabajaba como profesor en la Escuela Naval de Posgraduados de Monterrey (California) en el campo de las ciencias de la computación y que, dentro de su actividad, había desarrollado implementaciones del lenguaje PL/I para los microprocesadores de Intel 4004 y 8008. CP/M surgió como un proyecto de sistema operativo de disco que sirviese para crear un entorno de desarrollo para microcomputadoras PL/M.

cpm

cpm

Kildall siempre pensó en la explotación comercial de CP/M y comenzó vendiendo su sistema operativo (que se comercializaba en un paquete de discos de 8 pulgadas y estaba destinado a microprocesadores Intel 8080 y era compatible con el procesador Zilog Z80) a través de páginas de anuncios clasificados en publicaciones relacionadas con el mundo de la computación, sin embargo, en enero de 1975 se produjo un hecho que abrió las puertas a la expansión del CP/M.

El lanzamiento del Altair 8800, una de las primeras computadoras de la historia que, además, causó furor en los aficionados (puesto que se vendía en forma de kit para facilitar la distribución, era una computadora totalmente compatible con CP/M que dio paso a otras computadoras clónicas que utilizaban unidades de disco que requerían de un sistema operativo que pudiese gestionarlo.

En 1976, con este caldo de cultivo, Gary Kildall decidió apostar por su creación y abandonó la docencia para explotar comercialmente CP/M fundando la compañía Intergalactic Digital Research, Inc (que posteriormente pasaría a ser Digital Research Corporation y, actualmente, pertenece a Novell). Al año siguiente, y gracias a que CP/M evolucionaba para hacerse compatible con el hardware del mercado (que no era tan extenso como el de hoy en día), el sistema operativo de Kildall se extendió hasta el punto de estar presente en cualquier computadora que estuviese basada en el procesador Intel 8080 o en el Zilog Z80.

CP/M se convirtió en un sistema operativo muy popular gracias a dos factores: la portabilidad (posibilidad de llevar programas de una computadora a otra, incluso de procesadores distintos, era algo que no era nada habitual) y su diseño modular basado en tres subsistemas: CCP (intérprete de comandos), BDOS (operaciones básicas de disco) y BIOS (que era algo dependiente de la máquina en la que estaba instalada CP/M).

Gracias a su rápida difusión, los primeros programas de uso personal (como el procesador de texto WordStar y la base de datos dBase) se escribieron originalmente para CP/M y, además, la BIOS (Basic Input/Output System) de aquel entonces no dista del actual: las máquinas tenían una ROM que hacía que la unidad de disco leyese los datos de su primera posición de memoria en la que se encontraba la instrucción del archivo BIOS que configuraba el sistema.

Cuando llegaron al mercado los primeros procesadores de 16 bits, CP/M tuvo que remodelarse por completo para adaptarse a esta nueva arquitectura y eliminando la compatibilidad con los procesadores de 8 bits, abriéndose CP/M en dos ramas (CP/M-86 y CP/M-80).

En 1980, con IBM en pleno proceso de desarrollo del IBM PC, una delegación de la compañía solicitó una reunión con Kildall para utilizar CP/M en su nuevo proyecto. La esposa de Kildall era la encargada de las relaciones comerciales de Digital Research y, al final, se reunió con la delegación de IBM (que ya venía de reunirse, por error, con Bill Gates) y le ofreció a Dorothy Kildall un acuerdo comercial que ésta quiso revisar con sus abogados antes de dar una respuesta. Ante la ausencia de entendimiento entre las dos partes, IBM terminó cerrando su acuerdo con Microsoft para adquirir licencias de MS-DOS (que estaba “inspirado” en CP/M), lo cual dejó a Digital Research en un gran aprieto.

Poco más tarde, IBM descubrió que MS-DOS podría haber infringido los derechos de CP/M (es vox populi que el QDOS desarrollado por Tim Paterson era un plagio de CP/M), en previsión de una demanda, la compañía se reunió con Kildall para llegar a un acuerdo. Kildall, la verdad, no estuvo muy acertado y solicitó que el IBM PC tuviera la opción de venderse con el CP/M y el gigante azul aceptó. ¿Cuál fue el problema? La licencia de MS-DOS costaba 40 dólares de la época y la de CP/M costaba 250 dólares, así que la balanza del mercado se inclinaba por la solución más económica.

Con esta situación, y la rápida expansión de MS-DOS, el CP/M-86 (la versión de 16 bits de CP/M) era muy complicado de vender y aunque intentaron modificarlo para que fuese compatible con las aplicaciones que se ejecutaban en MS-DOS (lanzándolo bajo el nombre de DR-DOS) y fuese mejor en prestaciones, la feroz competencia de Microsoft arrastró a Digital Research a una situación tan extremadamente complicada que barrió a CP/M del mercado.

Fuente.Bitelia